Presentación

La VIOLENCIA contra las personas, expresada en múltiples formas de agresión, tiene entre sus características la posibilidad de mutar, asumiendo periódicamente formas de actuación, que inicialmente pueden hacerse atractivas, pero que poco a poco van mostrando sus efectos reales. Esta propiedad de modificarse, es lo que podemos denomir como "nuevas" formas de violencia, y encuentra en el terreno psicológico una de sus mayores posibilidades. en el fondo es la "vieja" manera de producir un efecto destructivo, pero que al actuar basándose en la inteligencia de quienes la ejercen, adopta estrategias insospechadas.

hay un trasfondo en la dinámica negativa que asume una sociedad decadente, agravando los conflictos individuales, familiares y sociales, porque degrada la concepción que esa sociedad tiene de sí misma.

Se diría que hasta aquí símplemente podemos decir que cada vez que se ejerce violencia física, se está igualmente actuando violentamente en lo psicológico. Esto es cierto en gran medida, pero no siepre, porque puede haber acción dañina contra alguien en su cuerpo pero dejarle intacto en sus condiciones psicológicas. Asi mismo, vamos a encontrarnos con una realidad peor: Las agresiones físicas son casi siempre visibles, pero las de caracter psicológico pasan casi siempre desapercibidas, por lo cual para algunos atacantes resulta una opción mejor la segunda vía, aunque como veremos requierenn un grado mayor de maldad.

La VIOLENCIA PSICOLÓGICA se diferencia de la VIOLENCIA FÍSICA también, en que en algunos casos se desarrolla sistemáticamente en personas que permanecen indefensas sin poder expresarlo, pues no siempre se le prestará la credibilidad necesaria o tendrá condiciones para demostrarlo, temiendo por tanto quedar en "ridículo". Encontramos aquí un tipo de ataque que se sufre infinidad de veces en silencio y/o que para la sociedad no representa, aparentemente, un problema, permitiendo el incremento de las víctimas y poniéndolas en mayor indefensión.

Igual sorpresa tendremos cuando definamos quiénes son los que actúan psicológicamente contra los demás, afectando su calidad de vida y llevándoles a diversos síndromes, entrte ellos el de la ideación suicidia o generando en ellos desórdenes y enfermedades mentales que se tornan incurables.

Abordamos esta problemática desde la PSICOLOGÍA SOCIAL, en nuestro de interés de aportar a Psicólogos, psiquiatras, trabajadores sociales, miembros de ONGs y futuros profesionales en estas ramas, encuentran aquí un reto que está en directa relación con la INTERVENCIÓN y la SOLUCIÓN DE CONFLICTOS, y que exige nuevas formulaciones teóricas. Podríamos preguntarnos, ¿son suficientes las diversas teorías acerca de la DESTRUCTIVIDAD HUMANA en sus diferentes matices y fuentes?. Incluso más allá, ¿Han respondido de manera adecuada las diversas escuelas psicológicas al problema de las causas, tratamiento y post vención en violencia? ¿Están adecuadamente tipificadas las diferentes formas de violencia psicológica, sus causas, hasta el punto de permitir su diagnóstico oportuno y un tratamiento eficiente?

Los anteriores interrogantes obligan a definir entre la delicadeza con las corrientes psicológicas, excusándolas porque no han llegado de manera completa a estos aspectos, o incluso adoptan criterios cuestionables como veremos, o la sinceridad ante nuestros pacientes y sectores sociales donde actuamos, diciéndoles, todavía no hemos logrado lo suficiente pero y estamos obligados a trabajar arduamente en este sentido. La realidad es clara, la VIOLENCIA PSICOLÓGICA se incrementa y desafortunadamente hay planteamientos de grandes estudiosos de la psicología claudicantes ante ella. Y lo que es peor, el FLAGELO DE LA AGRESIÓN es hoy un espectáculo al cual se incita, hasta el punto de que quienes la ejercen privadamente adquieren la malicia de ocultarla y la tranquilidad de sentir aceptación social hacia ella.

Hay aquí un reto para quienes afrontan hoy temas como el matoneo generalizado y sus expresiones en el campo laboral, educativo y cibernético. Pero es indispensable un marco teórico suficiente y sobretodo respetuoso de la dignidad humana, correspondiendo a un modelo que proporcione apoyo para crecer como persona.

Debe desarrollarse la acción orientadora de las diversas disciplinas y de salud, siendo la psicología una importante herramienta para interactuar con las ciencias sociales, en la interpretación, diagnóstico y presentación de alternativas dirigidas a la búsqueda de soluciones viables, que permitan a las partes actuar con responsabilidad social. Ese es el proósito del DIPLOMADO y/o SEMINARIO que desarrollamos.

 

Jesús Ramón Gómez, Psicólogo

Ir a CAMPUS VIRTUAL DEL DIPLOMADO

______________

* Válido para estudiantes de Psicología en SEMINARIOS DE PROBLEMÁTICA REGIONAL - UCC

 

 

SOLICITE INFORMACIÓN AQUÍ...

 

ETIQUETAS: PSICOLOGIA SOCIAL, SOCIOLOGIA, PSICOLOGIA CLÍNICA, ETICA